Somos amantes de los sentimientos. Somos propensos a buscar la razón. Eso nos hace humanos, ojos curiosos de esos que se quedan observando una pintura durante un par de minutos mientras almas vagan por el mismo salón. No le digo yo a usted que no haya pasado delante de un ostentoso cuadro y enjuiciado con mirada ignorante su interior. Nadie…

Read more